HERRAMIENTAS LÚDICAS PARA COMBATIR EL DISCURSO DE ODIO

Las actividades lúdicas son poderosas herramientas para sensibilizar y generar conocimiento sobre diversos temas. Desde el Movimiento sabemos que existen diversas formas de aprender, por tal motivo en  el Campamento Sin Odio se presentó una actividad de realidad virtual y el juego de mesa WediActivist

Enfrentar el acoso con ayuda de la realidad virtual

A través de la realidad virtual se busca acercar a los y las participantes a experiencias de acoso en distintos espacios como la escuela y las redes sociales. Se presenta una situación parecida a lo que pudiera ocurrir en la realidad y las personas participantes tienen que tomar una decisión respecto a cómo enfrentar la situación. Se presenta distintas opciones y el reto es elegir la óptima y sin afectar a las personas involucradas en el escenario ficticio.

Entre otras, esta experiencia busca generar empatía a través de la vivencia de estas situaciones. En esta actividad se tenían que tomar decisiones relacionadas con la situación. Al término de la participación esto es lo que experimentaron:

Luis, de Oaxaca dijo que la experiencia con la realidad virtual fue muy buena porque le hizo pensar en la privacidad y en las personas a las que aceptas en las redes sociales. “Sí he vivido situaciones de acoso en las redes sociales” y con esta herramienta, de volverse a presentar una situación similar, aprendí que hay diversos mecanismos para reforzar la seguridad en las redes sociales. Recomendó a las personas jóvenes que sean más cuidadosas de las personas que van a agregar o aceptar como amistad en su red social.

Naomy, de Oaxaca consideró que es muy importante la experiencia, pues ayuda a las personas a saber cómo actuar o enfrentar situaciones de acoso. “En algún momento fuí víctima de acoso y agresiones en las redes sociales”, situación que en un principio ignoró, aunque sí quería responder de la misma forma, pero después reflexionó al pensar que quizá eran personas que desconocían la cultura muxe y que eran, probablemente, homofóbicas y/o transfóbicas. “Mis amistades y contactos, que sumaban más de 5 mil personas, me apoyaron y difundieron mis actividades, información sobre la comunidad muxe, sobre la cultura en Juchitán.” Por ello “creo que esta es una herramienta muy importante para que las personas sepan que podemos hacer en una situación de acoso y agresiones”.

Karina, de Jalisco realmente se sintió identificada con el personaje de la situación de acoso que se muestra en la herramienta de realidad virtual, aunque nunca ha experimentado algo similar. En la situación se muestran dos opciones, una es reportar la cuenta de quien está acosando y la otra es exhibir a la persona que acosa. Al final “decidí reportar la cuenta para que nadie más fuera agredida por el personaje que estaba acosando”. Nunca he experimentado situaciones de acoso, pero sí he tenido amigas que lo han vivido, dijo. Finalmente, Karina señaló que le parece una herramienta muy útil sobre todo para las personas jóvenes que estudian preparatoria, pues actualmente se vive el acoso en las redes sociales y al ser una herramienta tecnológica permite experimentar mejor las situaciones y vivirlo como si fuera real.

Jugar y aprender a contrarrestar los discursos de odio

El WediActivist es más que un juego. En 2014 fue creado por cuatro jóvenes activistas del Movimiento Sin Odio en Bélgica enfocados en la acción ciudadana, el pensamiento crítico, los derechos humanos y como una forma de educación alternativa.

El objetivo de este juego de mesa es construir narrativas alternas y contranarrativas al discurso de odio. Participan 25 personas agrupadas en equipos. Se compone de un glosario de referencias, las reglas del juego, guía de animación, el tablero y cinco categorías.

Las categorías son: estudios de caso, creatividad, juego de roles, preguntas de selección múltiple y retos. Por ejemplo, en los estudios de caso se puede encontrar el análisis de situaciones que se han dado en las redes sociales o en general en internet y con ello se cuestiona la libertad de expresión en estas plataformas y sus límites. También con este análisis de casos se busca que se comprenda la distinción entre discriminación y discurso de odio e insultos.

Es importante utilizar todas las herramientas que tengamos a la mano. Se en lo análogo de un juego o las herramientas de uso digital, es trascendental no quedarnos detenidos. Los discursos de odio ganan más espacio en redes y espacios físicos, por lo que, con cualquier dispositivo de socialización como la tecnología, el juego o la comunicación cotidiana, tenemos que ganar terreno con discursos alternativos o de réplica.

¡No basta con decir que no a una opinión, debemos aportar mecanismos para contar otras historias!